Historia de vida y miedos

Hace años que decidí que la vida había que vivirla, disfrutarla… recuerdo perfectamente el momento en el que me di cuenta de que anclarnos en el pasado o preocuparnos de problemas futuros, que no sabemos si van a suceder o no, nos impedían vivir el presente. Recuerdo ese momento, era un día de mayo y estaba en un tanatorio, 27 años eran muy pocos para morirse, no le dio tiempo a nada.
Han pasado más de diez años, y creo que lo estoy haciendo bien…hay momentos, pero en general, estoy viviendo el día a día, disfrutando de cosas, de momentos, de mi gente.
Es Enero de 2018, y vuelve a pasar…gente que se va antes de tiempo, dos la misma semana, diferentes pero con algo en común, han disfrutado de los años que han vivido. Y entonces me doy cuenta de que mi plan no era tan perfecto, no podía ser tan fácil, y un llanto intenso me invade.
He aprendido a vivir la vida, a disfrutarla, pero quiero más, quiero seguir viviendo y quiero que mi gente siga a mi lado. No me quiero morir, no quiero que se mueran, siempre es demasiado pronto, siempre queda vida pendiente de vivir…

Vigo 26 de Enero de 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *