Grande Mosquée de París

Una de las cosas pendientes en este descanso que me tomé del blog era contaros el segundo día del viaje a París que hicimos a finales de Marzo.

Antes de nada os dejo el enlace a las tres entradas que había escrito sobre ese viaje tan especial: Primer día del fin de semana en París , Cena en el Pain, Vin, Fromages y desayuno en Ladurée .

Una de las cosas que nos apetecía hacer en París, además de probar platos y dulces típicos como ya os comenté en los anteriores post, era aprovechar para comer algo que en los restaurantes de aquí no nos es tan fácil conseguir. Los dos somos grandes apasionados de la comida árabe, nos encanta su olor, su color y por supuesto su especiado sabor, así que antes de ir busqué un sitio donde tomar un buen Couscous y me encontré con el restaurante de la Gran Mezquita de París.

resized_DSC04404

El restaurante se encuentra en uno de los laterales de la Gran Mezquita. y está abierta los siete días de la semana desde mediodía hasta medianoche. Además de como restaurante funciona como salón de té, y está compuesta por varios ambientes. Lo primero que nos encontramos al entrar es un jardín con mesas muy agradable.

resized_DSC04407

Una vez dentro del local nos encontramos con este expositor de dulces árabes, tengo que decir que son mi perdición, nunca fui muy fan de los dulces con almendra hasta que hace unos años probé este tipo de dulces. Este mostrador está en la entrada porque además de degustar estos dulces dentro después de comer o a la hora de la merienda con un delicioso té, los venden para llevar.

resized_DSC04408

Dentro había distintos salones que como podéis comprobar estaban llenos de gente y un patio semicubierto muy agradable que fue donde comimos nosotros.

resized_DSC04423

La comida deliciosa, pedimos dos platos de CousCous distintos, la sémola y la salsa era la misma, pero yo pedí un CousCous Kefta que trae dos trozos de carne con un aspecto a hamburguesas caseras y con un sabor increible.

resized_DSC04430

 

Y Nacho un CousCous du Chef que viene con brochetas de cordero, salchichas frescas y otros trozos de carne. Y por supuesto no podíamos acabar la comida de otra manera…

resized_DSC04431

A la hora del postre, te dejan una bandeja con dulces variados y dos platitos,tu escoges cuantos quieres tomar y esos son los que te cobran al final. La verdad es que es una gran tentación tener esa bandeja delante y solo comer uno como hicimos nosotros, pero después de los platos de CousCous que nos habíamos tomado, no podíamos con más.

Os dejo la web por si os apetece probarlo en vuestra próxima visita a París. yo lo recomiendo totalmente: La Mosquée . A mi me pareció que está genial de precio, no nos olvidemos que estamos en París y en un restaurante muy especial, nosotros pagamos 44€ por la comida de los dos, bien es cierto que los dos tomamos agua para beber (no hay bebidas alcohólicas) y en París salvo que pidas agua de botella, te ponen unas jarras de agua fresca que no te cobran.

 

 

Etiquetas

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *